Bocanada


Terminó de leer la novela y apoyó el libro sobre la mesita de luz. Conmocionada por el final, “enamorada” del protagonista y auto declarada fan número uno del Sr. Lipinski, experimentó aquellas emociones contrarias, eso que siempre le pasa cuando termina de leer un libro que la atrapó: por un lado una sensación de despedida de aquella historia que le hizo compañía por un breve período, que la envolvió en un mundo ajeno al que hizo propio, que de alguna manera iba a añorar, y por otra parte, la satisfacción por haber finalizado con otra lectura en su haber. “Uno menos y uno más”, dijo en un suspiro. “Ah, la contradicción, diría Lipinski”, pensó y sonrió.
Se preguntó cuánto había pasado desde su última historia de amor. Buscó su atado de cigarrillos y tomó uno. No le gustaba fumar en su habitación, pero ansiaba encender uno. La contradicción otra vez. Eso que nos hace tan humanos. Encendió el cigarrillo, aspiró y la brasa ardió con un rojo más intenso que matizó la penumbra del cuarto. Hizo cálculos mentales de cuánto tiempo había pasado y recordó la última vez que lo vio, las palabras que ella pronunció, palabras cómplices, un mensaje en clave, que hicieron que él se volviera sobre sus pasos, sólo para besarla. Qué lejos había quedado esa mujer colmada de esperanzas, llena de dicha. Luego vino a su mente el último contacto, tan frío, tan distante. ¿Lo había olvidado? No necesitaba ver una foto para recordar su cara, su sonrisa, su mirada cuando la miraba. Su imagen seguía patente.
Había devorado la segunda mitad del libro de una sola vez, recostada en su cama. Todavía su mejilla seguía húmeda por el curso de una lágrima que le arrancó el relato. Se secó con una mano, y trató de recordar sus caricias. Una bocanada de humo y un recuerdo. ¿Recordaba sus besos? Otros besos, fugaces, habían pasado por su boca, pero creyó recordar la calidez de sus labios, la tibieza de su lengua jugando con la suya, su sabor y su textura. Pensó en su cuerpo desnudo junto al suyo. Todavía tenía imágenes de sus encuentros pero ya no le provocaban temblores en el vientre como antes, cada vez que la memoria la sorprendía reviviendo esos momentos. Ya no lo sentía a flor de piel. Ya no le dolía su ausencia. Ya no esperaba noticias suyas. Ya no lo amaba. ¿Lo extrañaba? No, no lo extrañaba. Sin embargo algo extrañaba. ¿Qué era, entonces? ¿Por qué había evocado ese pasado? ¿Cuál era su anhelo?.
Dio otra bocanada de humo y lo exhaló, casi como un suspiro. Mientras apagaba el cigarrillo, obtuvo su respuesta.

52 Comentarios:

cecil dijo...

priiiiiiiiiiiiiiii

Gaby dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

cecil dijo...

esa novela es muy muy buena =)


su anhelo es obvio: extraña ser alguien para alguien más =)


besos, oh julia

muy buen texto

cecil dijo...

Lipinski es lo más. he dicho.




callate, gaby, dejá de gritar

Gaby dijo...

Ehmmm, ¿qué respuesta?

¿QUÉ RESPUESTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA?

Ay no me dejez azi, plizzzzzz, pliiizzzz, queremoz la rezpuezta...

Gaby dijo...

Che, y esa novela?

Uhmmm, una tocasha...

Ta buena?

Vir dijo...

ke lindo pero ke lindo..........
no solo me encanta el post sino leer los comentarios de Gaby
Besooo julia
te canto loas

Etienne dijo...

A veces, evocamos cosas que en un primer momento no tienen razón de ser (por lo menos coherente) pero que luego adquieren mayor sentido.

Y no necesariamente evocamos a quienes hemos amado; también tienen un lugar aquellos que nos han hecho daño, que con su desprecio nos han proporcionado fuerzas.

Finalmente, los olvidamos.

Etienne dijo...

Ah.........













Estemmmmmmmmmm........






PRI

Chimoltrufia dijo...

wow
me encantó el post!!!
me sumo al pedido de gaby! que respueta???

CATTO dijo...

Es lo que dijo Cecil... sin duda.



Besos!




P.D:VOTE FOR CABRA!!!

Besos en la Plaza dijo...

Emmmm...
El "testo" es tuyo, Juls? Supongo que si porque siempre "citás" cuando es de alguien más...
De cualquier manera, lo hayas escrito vos o no, es excelente!

Me gustó la respuesta de doña Cecil sobre "el anhelo"

Creo que, a la corta o a la larga, es lo que todos añoramos, al menos por momentos (sí, hay otros momentos donde queremos mandar al sexo opuesto íntegro a la soberana mierda, pero bueno...)

Y basta de novelas, tengo 4 libros en lista de espera!!

P.D.: EXCELENTE el comment de Etienne

Julia Q. dijo...

A mi se me quedó pegada la imagen de cerrar un libro que nos encanta por ultima vez... Además acabo de leer un post en el que se habla de despegarse, de olvidarse... y cuando termino un libro que me cautiva, cuando llego a la ultima pagina me agarra una angustia...

Mecha dijo...

Me encantó la definición de Cecil, y debo decir que coincido con Julia Q... siempre me pasa lo mismo cuando estoy terminando un libro que me encanta.

Qué poco original que estoy hoy!!!

Artus J dijo...

¿Q' decir julia? Ya te han elogiado, más sería redundante. Etienne nos ha dado un complemento muy bueno.

Usaré un poema de Emily Dickinson, q' tenía para un post. Se expresará mejor q' Yo:

Para fugarnos de la tierra
un libro es el mejor bajel;
y se viaja mejor en el poema
que en el más brioso y rápido corcel

Aun el más pobre puede hacerlo,
nada por ello ha de pagar:
el alma en el transporte de su sueño
se nutre sólo de silencio y paz.


Mis respetos, Julia lectora-escritora

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

PRIIIIIIIIIIII


esa novela es lo mas.

supongo que cuando estamos solas, lo que extrañamos de historias pasadas es el hecho de tener a alguien con quien compartir. Uno anhela momentos, situaciones.
EL hecho de sentirse importante para alguien. un otro, oh, significativo.

Pero todo llega, y tal vez, darse cuenta de esa necesidad sea el primer paso para acercarse a lo que desea, no?

besotes.

hermossssssisimo relato. ;)

Julia dijo...

Belp: si, el texto es mío.

Sofy M dijo...

Me gustó mucho el post.Besos.

Karmakiller dijo...

La respuesta es esa!. Una buena exhalación profunda de rico humo de pucho nostálgico.

Así como el humo, no queda nada.

Y antes, era todo!.

El amor y el pucho, dos vicios de los artistas.

Buen texto.

Karmakiller dijo...

Baidegüéi: habría que juntarse todos a fumar unos puchitos.

killer queen dijo...

Añoraba sentirse amada..........

lanegra dijo...

ahhh yo siempre me quedo triste cuando termino un libro...despues extraño los personajes, la historia... me da nostalgia... como pasa con los amores olvidados, no?
me encantoooo el escrito !!!

Conta Dora dijo...

Es pensar en lo que fue, lo que no pudo ser... en las causas de porque las cosas quedaron así.
Snif Snif

Hombres de mierda!

Besos!

R.Galatea dijo...

Muy bueno, señorita!!! Besos

Cosme Fulanito dijo...

la melancolia al palo

Besos en la Plaza dijo...

Cómo???? Al palo?

La melancolía era TRAVESTI????

Sólo falta que me digan qeu la justicia SE HACE la ciega!!!

Adónde vamos a parar?

Julia dijo...

Silvio dice que es mujer:

♪ ♫ Oh melancolía, novia silenciosa,
íntima pareja del ayer.
Oh melancolía, amante dichosa,
siempre me arrebata tu placer.
Oh melancolía, señora del tiempo,
beso que retorna como el mar.
Oh melancolía, rosa del aliento,
dime quién me puede amar
. ♪ ♫

Y si Silvio lo dice! :P

Besos en la Plaza dijo...

Quizás la vio vestida nomás...

Julia dijo...

Y, mirá, a mi el concepto de "amante", me suena a que la vio desnuda.

Besos en la Plaza dijo...

hmmm conozco cada casos... jajajajajaja

Julia dijo...

¡Muchas gracias por los comentarios! :D

Les debo las respuesta. Volveré y seré comentarios :P

Gran Lady dijo...

Qué tema ese de las contradicciones. Terminar un libro y sentir placer por hacerlo, y a la vez tristeza por desprenderse de los personajes. Fumar cuando no tenemos ganas, sólo porque hace falta. Extrañar a alguien sin saber por qué... Aunque creo que casi siempre, más que extrañar a una persona, añoramos la "falta de soledad".

La Tana dijo...

Lindo texto, me gustó!

Briks dijo...

nunca un libro me hizo llorar





tampoco un amor

habrá algo malo conmigo?

Valentina dijo...

Excelente post amiga!!!


"...Qué lejos había quedado esa mujer colmada de esperanzas, llena de dicha..."

Por qué?

y....

Cuál es su respuesta???



Excelente amiga!!!

(te gusta mi nick?... tal vez cada vez más cerca del blog jajja)




PRIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!

zappa dijo...

muy lindo texto julia, muy lindo
un abrazo

D.I.E.G.O. dijo...

Lipinski, guglié Lipinski en mi ignoracia...sigo ingorante who's Lipinski plis!, salvo que sea un codigo secreto y yo, como recien llegado, me quede afuera y pregunto cosa obvias, como decía Jorge Luis "Disculpe mi ignorancia".
saludos.

Moro dijo...

Me encantan estas historias en las que el lector puede inventarse su propio final o sacar sus propias conclusiones aunque éstas no se correspondan con la realidad. Esa es la magia de la lectura. Cada uno se imagina la historia a su manera. Historias distintas pero todas válidas y todas reales de un modo u otro. Allá cada cual con su imaginación. Cada uno se imaginará la escena de un color distinto. Yo veo una habitación en penumbra y una chica tirada en la cama. Una chica de pelo negro y ojos marrones. La tímida luz de una lámpara en la mesita justo donde acaba de posar el libro. El más profundo e inquietante silencio. Enciende un cigarro. Una lágrima humedece su mejilla y sufre un ataque de nostalgia mientras su mirada se pierde en el humo que sale de su boca. Sabe que aquel tren que se fue era el último aunque esa realidad no le duele. Ya no desea que vuelva a pasar. O tal vez si. No puede evitar recordar aquellas largas noches de sudor y gemidos. Porque eso es lo que ahora añora. Extraña al cuerpo, no a la persona. Ojalá entrase por esa puerta y me hiciera el amor toda la noche como antaño y al despertar a la mañana siguiente ya no estuviera aqui. En su lugar una nota: Tuvimos nuestra oportunidad y la desaprovechamos. Ahora es tarde. Apura el cigarrillo casi hasta quemarse los labios y mientras lo apaga se queda mirando fijamente el cenicero. Ese cenicero que se trajo de recuerdo de su primer viaje junto a él. Ella le confesó su deseo de conocer Salvador de Bahía. Él, que siempre odió el país carioca, le dijo: "Si es contigo, voy al fin del mundo".

No sé, es una opción. Me dio por ahi, igual la realidad no tiene nada que ver, quien sabe.

Un beso, Julita!

Moro dijo...

Por cierto, esa canción de Silvio (Julia dixit, Oh melancolia) es muy buena y además es de uno de sus mejores discos, al menos para mi. En él hay un tema (Cuando yo era un enano) que dedica al inmortal Mario Benedetti y otro (Locuras) en el que colabora el gran Pablito Milanés. Poco más se puede decir.

Otro beso.

Julia dijo...

Lipinski, es un personaje de la novela "Lo que no se nombra", de Gabriela Margall, que cito en el relato. Altamente recomendable =)

Lala dijo...

Desear, ser deseado, es un anhelo power como pocos.

Lala dijo...

Desear, ser deseado, es un anhelo power como pocos.

Diego - Cerdos y Cerdas - dijo...

traigo cervezas y me tiró en tú sofá a leer este texto, supongo que este texto va para tu libro, supongo que estás pensado en un libro, eh, eh, eh?

Staff de Bla Bla Bla dijo...

Si sacás un libro, nos regalás uno? Parecemos policías de provincia... siempre mangando!

Julia dijo...

Cecil: Sep, esa novela es genial, gracias por recomendármela =)
Y el anhelo es algo así, se puede poner muchas palabras distintas pero que dirían más o menos lo mismo.
besos

muchas gracias

Gaby: jajaja tranquila. Vos sabés bien ¬¬
Extrañaba sentirse enamorada, sentirse amada, compartir. Y"eso". Lo que no se nombra. ;)

La novela de tu tocaya es un novelón.

Vir: Que lindo que te haya encantado =)
Besos
gracias =)

Etienne: Brillante tu aporte! =D
gracias
besos

Chimoltrufia: Y lo que dijo Cecil más lo que agregué yo en la respuesta a Gaby. Y lo que vos sientas que ella sintió, también. =)

Catto: Toda interpretación es válida. La de Cecil es muy buena.

PD: no vivo en Bs As. Acá hay otros candidatos. :P

Belp: ya te respondí que el texto es mío. Gracias por lo de excelente :)

Doña Cecil dijo algo muy lindo.

4 libros nomás? Dichoso.. yo tengo 4 empezados en la mesita de luz, más uno por empezar.. y en la bibioteca me esperan unos cuantos.

PD: Sep, muy bueno.

Julia dijo...

Julia Q.: Ay, somos dos :S
Pero también me pone contenta terminarlo.

Mecha: Entonces somos 3 :P

Artus: Si me querés elogiar más, no me molesta jajaja
:P
Fuera de joda, gracias =)
Muy lindo poema.

Sweet: Si, compartir! Totalmente. Y sentirse alguien para alguien como dijo Cecil.
Oh, si, también comparto. Hay que aceptar esa necesidad. La predisposión es fundamental.
besos

gracias suit! :D

Sofy M: ¡Gracias! besos

Karmakiller: Pucho nostálgico. Qué imagen.
Muchas gracias.
Y será cuestión de organizar.

Killer Queen: también :)

Negra: sep. maldita nostalgia. Y con algunos amores olvidados también hay un poco de esto: no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió.

Conta Dora: Jajajaja.. me mató la conclusión: hombres de mierda!
Pero si, entiendo. Todo eso remueve el recuerdo.

Julia dijo...

R.Galatea: ¡Muchas gracias! Besos

Cosme Fulanito: Así es.

Belp: lamento decirte que la justicia, la mayoría de las veces, se hace la ciega :P

Gran Lady: ¡Bienvenida! Aunque creo que casi siempre, más que extrañar a una persona, añoramos la "falta de soledad". A eso iba. Con todo lo que "la falta de soldedad" implica.
Espero verla de nuevo por estos pagos =)

La Tana: Me alegro. ¡Muchas gracias!

Briks: ¿Tampoco una película?.

Valentina: Ah bueno, cambio de nick, foto, y a pasitos de un blog. Que bien amiga!
Gracias por la nota :P

Julia dijo...

Frank: ¡Gracias! Que bueno que te gustó. =)

D.I.E.G.O.: Nada que disculpar. Ya te respondí quien es Lipinski.

Moro: Tenía un final, pero no me gustó, me pareció extremadamente cursi, entonces lo dejé así, inconcluso, aunque el anhelo es bastante obvio. Y estuvo bueno que así sea, porque dio la posibilidad que cada uno hiciera sus propias conjeturas. Digamos que fue sin querer queriendo.
Lo tuyo fue una escena de película. =)
Oh melancolía!, es un temazo, y el disco es muy bueno. Sin embargo tengo otros preferidos.
Beso

Lala: ¡Bienvenida!. Anhelo power y pucho nostálgico. Qué combinación.
=)

Diego: Gracias por la cerveza, pero no apoyes las zapatillas en el sillón, che.
¿Libro?. Yo siempre pienso en un libro. Pero de ahí a poder escribir uno.
Supongo que te gustó, entonces. ;)

Staff de Bla Bla Bla: Ok, si saco un libro les regalo uno :P

Briks dijo...

seeeeeeeee
pelis si !

cualquiera donde se muere un perrito

sólo en esas.

Julia dijo...

Briks: Ah, ok. Entonces el lagrimal le funciona :P

Anónimo dijo...

Julia, es un encuentro con la melancolía, en cada línea escrita se avanza hacia el estado melancólico del personaje. Son 3 cosas las que finalizan aquí: el libro, el cigarrillo y esa despedida prolongada en el tiempo que termina de cerrar y no, porque siempre es ambiguo despedirse, porque despedirse es un poco resignarse y porque las historias siempre se van mezclando con nuestras impresiones de sentir (¿sentir de qué modo?). Quizá sea necesaria la melancolía de los finales para no quedarnos en una mitad-borde, incompletos.
P/d: Por supuesto que siempre me gusta que escribas.

Julia dijo...

Anónim@: Gracias, que lindo tu comentario :D
Me encantó todo lo que dijiste, post data incluido. Gracias por tus palabras.