Cuando la desgana, gana.


Me rehúso a pensar que la especulación es una forma válida para relacionarse. Los pensamientos tales a "no te llamo ahora para que no piensas que estoy desesperada", "no te respondo ahora mismo el mensaje para que no creas que estoy alzada", "no tengo sexo con vos en la primer salida para que no digas que soy una atorranta", me agotan cuando las escucho de otras mujeres. Y las especulaciones masculinas me chocan de igual manera.
¿Por qué ser espontáneo tiene que darnos miedo? ¿Por qué el rechazo tiene que dolernos tanto cuando, en definitiva, todavía no nos conocemos?.

Pensaba que debía darte una explicación porque no respondí tu mensaje. No estaba especulando haciéndome la que no me importa. Simplemente no tenía ganas. No tenía ganas de pensar una respuesta sincera. No tenía ganas de inventar una excusa. No tenía ganas de que pienses que te estaba rechazando. No tenía ganas de que especules. No tenía ganas de explicar mis no ganas. No es fácil aceptar que las no ganas del otro son ajenas a uno. Pero mis no ganas no tenían que ver con vos. Cuando no tengo ganas de mí, díficil es que tenga ganas de otro.

41 Comentarios:

Julia dijo...

Perdón a los que no hace mucho vieron este post en arpías, y perdón por el auto-robo reiterado de estos dias. Sinceramente quería compartir estos posts que escribí bajo el seudónimo de Lucila Cueva, pero no pensaba hacerlo en forma consecutiva.

Sin embargo hoy estoy así, como lo indica este post. Con desgana. Y hoy vuelvo a sentirme identificada con mis palabras.

Moro dijo...

Breve pero intenso post. Me quedo con esto por encima de todo: "No es fácil aceptar que las no ganas del otro son ajenas a uno". Y es que es verdad. Verdad de la buena. Aceptar algo que no está en nuestras manos no es dificil, es imposible. Primero viene la incertidumbre, la duda. El no saber por qué la otra persona no contesta o no da señales de vida. Algo hice mal, algo dejé de hacer bien. Algo que dije o algo que debí decir y no dije. Qué pasó? Qué fue lo que falló? Algo se me escapa. Quizás debí besarla en su portal. Quizás debí hacerme el duro y no revelar tanto lo que sentía por ella. Tal vez fue el vino que tomó que hizo que se lanzara y ahora se arrepiente. Puede ser que se lo haya pensado mejor y ya no quiera nada conmigo. Y miras el celular una y otra vez. Y hace días que no suena por ella y su monigote del messenger hace tiempo que no está verde. Ni un triste mail. Joder, soy un desastre, siempre la cago. Nunca nos paramos a pensar que la verdad es más simple que todo eso. Simplemente no hay más historia. Las cosas pasan y dejan de pasar por algo. Después de un tiempo recapacitas y llega la resignación. La impotencia que uno siente cuando asume que muchas veces las ganas del otro son ajenas a uno.

Gran post, Julia.

Un beso

Moro dijo...

Por cierto... PRI?? El comentario de la propia autora cuenta? No recuerdo cuando fue la última vez que canté PRI en este blog... creo que nunca, jeje

Minerva dijo...

"Cuando no tengo ganas de mí, díficil es que tenga ganas de otro." Cuánta verdad. Me describe a mi en este momento. En realidad todo el post, muy muy bueno.

Besos Julita.

YZ dijo...

yo es la primera vez que lo leo asi que banco el refrito

salud

Besos en la Plaza dijo...

Coincido con Minerva, esa frase resume todo...
Hay que poder lograr que el otro te entienda cuando te pasa, y hay que saber entender cuando le pasa al otro. Y las dos cosas son jodidamente difíciles...

Besos

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

PRIIIIIIIIIIIIIIIIII


el rechazo duele en cualquier instancia de las relaciones, porque lastiman el ego.

LaVieEnRose dijo...

Que buen post Julia, me vino muy bien leerlo y tambien leer el comment de Moro.

un beso =)

CATTO dijo...

Excelente post, y excelente el aporte de Moro.

Se me ocurrieron un par de cosas para agregar, pero en este momento me gana la desgana.

Besos!

Vir dijo...

me gustó mucho igual que el comentario de moro, que capo!
para mí fue la primer lectura así que todo bien
beso

Etienne dijo...

Es la primera vez que lo leo y estoy de acuerdo.
De acuerdo con eliminar la hipocresía. De acuerdo con no hacerse la película cada vez que no nos contestan un mensaje. De acuerdo con que las ganas son independientes del otro. De acuerdo con el Moro y con vos, Julia, que decís estar desganada.

Ehmmm, vótenme!!

Camilo dijo...

Aunque lo correcto sería olvidarse de lo que piensen los demás, todos sabemos que es imposible (al menos para los que no califican para psicópatas).
Nadie es inmune a la interacción. Nadie es inmune a la reacción de quienes nos importan e incluso a veces de quienes no nos importan.
Una mala crítica, la falta de respuesta o la mala respuesta nos afectan. No importa cuánto lo intentemos.
Ahora, deberíamos preocuparnos por las interacciones "más importantes", en que salida se acuestan o el tiempo de respuesta de un sms, me parece irrelevante.

Deliré???

Celeste dijo...

Hola!

Estoy buscando un novio para Julieta.

Vamos, vamos, que entre todos podemos.


Saludos

lanegra dijo...

Este es uno de mis preferidos amiga! palabras justas para describir estados tan frecuentes!
besos

Anónimo dijo...

Quien mas escribe en ese blog? (Arpias, digo)

Julia dijo...

anónimo: es muy gracioso ver que alguien que no pone su nombre pregunte quién es otro :P

Oh, la contradicción

eliú dijo...

ya sé ahora porqué no contesto mails.

Mecha dijo...

Uff,,... "Cuando no tengo ganas de mí, díficil es que tenga ganas de otro" ...
Me mató esa frase, es tan cierta!

Pero cómo se explica la desgana?

Ana dijo...

Excelente...

Creo que todo el comienzo de tu post tiene que ver con la inmadurez de la que en general somos víctimas. El no poder hablar claro creo que pasa por ahí. A veces el inmaduro será el que no habla con la verdad ni hace lo que siente porque especula, y otras veces será quien tiene enfrente.

Pero creo firmemente que la base para ser feliz es comportarse sin rollos y hacer lo que se quiere, y no hacer lo que no se quiere, transmitiendo claramente ambas cosas.

Julia Scarone dijo...

"Cuando no tengo ganas de mí, díficil es que tenga ganas de otro."
Muy buena frase, adhiero totalmente. Hay veces en las que no hay nada que explicar, simplemente no hay ganas, y el otro debería entenderlo como algo natural, no como una catástrofe.. Besos, Julia!!

P/D: Estoy desinformada: Lucila Cueva?? Sos una Lucila Cueva??

Julia Q. dijo...

la clave es el final del post. Y con respecto a la especulación somos pequeños monstruitos manipuladores y algunos medios psicopatones... medio que nos criaron asi! da miedo pero es verdad!

Lucre dijo...

Estoy meando fuera del tarro o estás especulando MUUCHOOOOO al respecto? Contradicciones, son plaga en nuestras vidas, jaja. Yo soy un adalid de la contradicción, y sí, muchas veces tmb soy víctima de la especualación. Propia, y ajena.

Buenísimo post. Besotes.

R.Galatea dijo...

Qué lindo nombre Lucila!! ya te lo quería decir en el post anterior.
No te me desganes tan seguido querida, y te entiendo totalmente cuando no hay ganas, asi de simple!

Karmakiller dijo...

La especulación es hermana del miedo, y prima de la desesperanza.

Y entre las dos, le dan forma a la mayoría de las actitudes humanas.

Fomenta el dinero, el trabajo, los deseos, las alegrias y las penas.

Si dejamos de tener miedo, no hace falta nada (mas).

Eso es el satori! eaeaeaeaea!

un abrazo Julia!

Psicologa con problemas dijo...

no hay mejor cosa que releerse y gustarse..

tucuMALA

damian dijo...

Yo también me sumo al comentario del Moro, y rescato la misma frase. Lo único que agregaría es que, aunque duela y no aprendamos nunca -me incluyo-, las no ganas del otro, justamente porque son ajenas a uno te dan al otro como tal, como un otro. claro, es más atractivo cuando uno es interpelado por las sí-ganas, también incontrolables e inesperadas, del otro, pero si no aceptamos que puede haber no ganas, no tienen gracia las sí ganas (me marié solo, de puras ganas nomás)

cecil dijo...

cuánta verdad, estimada julia


nunca entendí esas especulaciones idiotas. cuando tengo algo para decir, lo digo y punto.

lo bueno es que ese accionar, finalmente, da sus frutos. =)

besos

Gaby dijo...

Pucherito... últimamente mi vida se basa en la desgana de los otros.

No sé... no tengo suerte =(

Julia dijo...

Moro: Tuviste muchos fans con este comentario :D
Y a mí me encantó tu comentario. Las veces que he querido asesinar al monigote del messenger por qué no se ponía verde :S
Gracias =)

(el pri es tuyo.. si habrás cantado pri! :P)

Minerva: Lástima que te identifiques con este post :(
Gracias por los piropos
besos

YZ: Buenísimo
salud

Belp: Sip, es jodido. Es mentira que acepte que el ombligo del mundo no soy yo.

Sweet: el puto rechazo es tan difícil de aceptar.

Julia dijo...

LaVieEnRose: ¡Muchas gracias! Qué bueno que te haya venido bien.
beso

Catto: ¡Qué no te gane! Es motivador que haya gustado =)

Vir: Mejor así porque odio pecar de pesada :P
Me alegro que te haya gustado. :)

Etienne: Estamos de acuerdo entonces. :D
¿adonde hay que votarte?

Camilo: No deliraste. Estoy de acuerdo que no podemos escapar de lo que cualquier interacción nos afecta, pero justamente, deberíamos tratar de relajarnos y no tomarse todo lo que viene del otro tan a pecho, o pensar que tiene que ver con uno.

Celeste: Te perdono (?) el spam pero la próxima me comentas el post, eh?

Negra: ¡Muchas gracias amiga! maldigo que sean frecuentes jajaja

Julia dijo...

Eliú: ¡Bienvenido! Usalo para responder mails si querés, pero linkeame :P

Mecha: faaa, tengo una frase matadora :D
Ah, ese es el tema. Por eso en esa situación preferí callar. Es díficil explicar.

Ana: Me gustó mucho tu primer análisis de la inmadurez.
Y estoy totalmente de acuerdo con la segunda parte de tu comentario. Gracias :D

Julia S.: Así es, pero si estás del otro lado, como cuesta entenderlo, no?
PD: había una vez un blog que se llamaba "arpías, realista y mujerzuelas" y yo escribí algunos post bajo el seudónimo de Lucila Cueva.

Julia dijo...

Julia Q.: La especulación se utiliza, es cierto, incluso termino especulando, pero detesto caer en eso, no quiero, me rehúso. Pero sin embargo...

Lucre: Vos sos bruja, porque te anticipaste a mi siguiente post jajaja.
Y si, en cierto modo estaba especulando. Quiero escaparle pero caigo.
Ah, la contradicción!.. :D
Muchas gracias, besos.

R. Galatea: Jajaja, pero no es mi nombre. :P
Si, ando en una racha de desgano en desgano. :(
Pero todo termina. Gracias por entender =)

Karmakiller: :O
Me desburraste con el Satori!
La especulación fomenta el dinero, el trabajo, los deseos, las alegrias y las penas. Ay, si. Maldición
Se cura con el miedo, ¿decís?
abrazo

tucuMALA: Está muy bueno, si, pero hay cosas mejores ;)
:P

Damian: A ver, ¿vos decís que las "no ganas" de uno ajenas al otro, lo convierten en un otro ajeno, y eso es lo que "duele"?

Cecil: Oh, muchas gracias, estimada amiga.
Hay especulaciones idiotas, y otras muy hijas de puta. Ojo al piojo ¬¬

Gaby: No haga pucheritos. Usted sabe poner pilas :D

Julia Scarone dijo...

Ahhhhh... pero no sos una Lucila Cueva (del grupo de rock cordobés), que dicho sea de paso son una grosas, dignas de ser envidiadas..jejejee..

Julia dijo...

Julia S.: Claro, me olvidé de que sos de Cba. No, no soy una de ellas. Ojalá. :D

Sil dijo...

A mí también me agotan las especulaciones. La vida sería más sencilla y más feliz si cada uno hiciera lo que siente cuando lo siente y sin pensar en qué pensará el otro.

damian dijo...

La verdad, no sé bien qué quise decir, pero más o menos, sería que si uno no manifiesta su verdadero deseo o no deseo, el otro es, casi, como si no estuviera con nadie. Lo que duele, sin duda, es que el otro sea un otro de verdad, pero es un dolor sano. Si el otro se te adapta totalmente a tu deseo, en realidad te caga porque vos querés que exista como un otro, no como un títere. no sé, digo.

Julia dijo...

Sil: Es bueno saber que no soy la única a la que le agotan.

Damian: Creo entender. Pero si aclaro un poco voy a oscurecer. Mejor lo dejamos así :P

LuKiA dijo...

Saludos Julia.
Es la primera vez que paso a tu blog y me ha gustado mucho, me agradan las cosas sinceras, como van. Hacemos muchos líos en nuestras cabezas cuando alguien nos interesa, nos enseñan que uno debe sufrir la espera, pero ¿por qué no disfrutar el tiempo pensando qué diremos cuando lo volvamos a ver, todo aquello que nos gustaría compartir, mostrar de nosotros -real, claro-, dejárnos ser simplemente? Si al otro no le gusta, una lástima, pero estar pensando qué pensó el otro, qué no le gustó, etc., es gastarse, cansarse, lastimarse. Supongo que muchas veces no se puede evitar, es parte de los juegos, de los ánimos, de esta interacción con los otros. Quizá tengo algo de psicópata como diría Camilo, pero creo que cuando alguien te pide explicaciones de por qué no contestas, no llamas, no buscas, es mejor darse la vuelta.

LuKiA dijo...

¡Ah! ¿por qué no simplemente mandar un mensaje lindo, sin esperar respuestas? Todo el tiempo esperamos de los otros cosas que a veces ni nosotros mismos somos capaces de hacer.

Randy dijo...

Y bueno... si no lo hubieras repetido, yo no lo hubiera leído
Así que sólo me queda agradecerte el auto-robo

Saludos!

Julia dijo...

Lukia: ¡Bienvenida! Me alegro que te guste y espero que pases muchas veces más =)
La interacción no siempre es fácil. Muchas veces la complicamos metiendo pensamientos en el medio que no tienen razón de ser. Creo que para evitar la especulación lo mejor es hablar, poner en palabras los sentimientos y las sensaciones que nos generan las cosas. Hablando es la única manera de conocerse. Y hay que aceptar que cada uno tiene sus tiempos para relacionarse y sus modos. No necesariamente lo distinto es malo.
"Todo el tiempo esperamos de los otros cosas que a veces ni nosotros mismos somos capaces de hacer". A veces pasa. Y también pasa que esperamos cosas que los otros no pueden dar. Hay que aceptar que algunos sólo van a poder dar hasta cierto punto.

Randy: ¡Bienvenida! También espero verla de nuevo por estos pagos.
No hay de que :P Gracias a vos.
Saludos.