Testamento - Capítulo séptimo [2ª parte]



Finalmente llegó la hora del almuerzo. Los primeros en llegar fueron Eduardo Gerbeaud y Carlos Palacios. Ambos eran jóvenes y apuestos. Inmediatamente llegó Elisa Jornet quien era la mejor amiga de Mercedes y ex-compañera de la secundaria. Ella fue la que más notó el decaimiento de Mercedes porque la conocía muy bien, más que nadie. Luego llegaron juntos Cecilia y Victorio. Angélica fue la última en llegar.
Las ocho personas estuvieron conversando en la sala hasta que el ama de llaves anunció la comida. El almuerzo y sus diálogos fueron muy divertidos pero Mercedes no pareció alegrarse. Elisa no sabía cómo hacer para animarla. Ella no la había acompañado en los momentos críticos porque estaba de viaje y no se había enterado del fallecimiento de su madre.
En cuanto terminó el almuerzo, todos volvieron a la sala para seguir conversando. Angélica se retiró unos minutos al toallete. Mientras se arreglaba estaba pensando en voz alta: "si no existiera, si no hubiera nacido, todo me resultaría más fácil, ya ha esta altura estaría casada con él". En ese mismo momento tres golpes en la puerta sobresaltaron a Angélica:
- ¿Eres tú Angélica? - preguntó Cecilia. Angélica abrió la puerta del toallete y sonriendo contestó:
- Si, soy yo. ¿Quieres pasar?.
- Si, gracias.
- De nada, nos vemos abajo.
Todos los invitados estaban muy entusiasmados conversando de diversos temas pero Mercedes continuaba seria. Angélica se acercó a ella y le ofreció un trago:
- Bueno... tal vez me anime con una bebida fuerte - comentó Mercedes - sírveme un wisky con hielo. El whisky está en esa barra y el hielo está en la nevera que se encuentra atrás.
Angélica se fue a servir el pedido. En ese mismo momento Cecilia entró en la sala y se dirigió a la barra:
- ¿Serías tan amable Angélica y me servirías un vodka con ese jugo de frutilla que está ahí arriba?.
- Sí, como no, ya te lo sirvo.
Luego de haber servido los tragos Angélica le llevó el whisky a Mercedes que se lo tomó de un solo trago:
- Siempre lo tomo de un solo trago... siempre que lo necesito - comentó Mercedes y Angélica respondió con una sonrisa.
Las conversaciones de los invitados continuaron. En un momento la charla se interrumpió cuando Mercedes dijo:
- Discúlpenme pero me siento mal... me voy a recostar.
Los invitados la saludaron deseando que se mejore.
- Debe ser por el viaje - comentó Alfredo - desde que llegó no ha descansado y la muerte de su madre que en paz descanse la debilitó mucho.
- Pobre.. me imagino lo que estará sufriendo - dijo Elisa casi murmurando.
- Debe haber sido terrible para ella - comentó Eduadro.
- Si, lo fue - dijo Alfredo - y lo sigue siendo.
Luego de un rato el tema de conversación cambió. Ya había transcurrido casi una hora desde que Mercedes se fue a recostar. Elisa se retiró un momento para ir al toallete y Cecilia fue junto con ella. Luego de unos instantes se escuchó un grito aterrorizado proveniente del hall de la escalera. Cecilia entró corriendo en la sala y con una voz temblorosa dijo:
- Mercedes... Mer... Mercedes esta... esss..tá...mu..muerta... ¡Está muerta, Alfredo, está muerta, tendida en la escalera!
Alfredo se quedó boquiabierto al igual que los demás invitados. Angélica se puso de pie y preguntó.
- ¿Cómo es posible?... ¿Mercedes muerta?.
- No puedo creerlo... no puede ser verdad... ¡¡MERCEDES!! - Alfredo salió corriendo de la sala. Llegó al hall y vio en la mitad de la escalera a Mercedes totalmente pálida sujetada por Elisa que lloraba desconsoladamente.
- ¿Por qué te fuiste, Mercedes?... ¿¡POR QUÉ!? - decía Elisa mientras miraba a Alfredo. Él se acercó corriendo y alzó el cuerpo con sus brazos y la llevó a la habitación. Sus ojos comenzaron a lagrimear y el dolor de esa muerte empezó a hacer efecto.
Mercedes ahora yacía en su cama. Eduardo, Victorio y Carlos entraron en la habitación. Elisa estaba abajo, continuaba llorando y Cecilia trataba de consolarla.
Angélica se sentía desubicada en ésta situación. No sabía si estar con Alfredo y consolarlo o hacer lo mismo con Elisa.
Victorio bajó las escaleras. Angélica estaba por ahí dando vueltas en el mismo lugar.
- Angélica, creo que deberías llamar a un doctor mientras yo le llevo un vaso de agua a Alfredo - sugirió Victorio.
- Mejor hagámoslo al revés. Yo le llevaré el agua.
- Está bien.. dile a Alfredo lo que haré.
Victorio hizo la llama y a los 20 minutos el doctor ya estaba allí. La revisó y al no encontrar los motivos de su muerte dijo:
- ¿Qué es lo último que comió y bebió?.
- Almorzamos todos juntos - contestó Alfredo.
- ¿Qué quiere decir con eso? - preguntó el doctor.
- Que si hubiera intoxicación en los alimentos que todos ingerimos todos hubiéramos fallecido.
- ¿No comió nada que ustedes no hayan hecho?
- Sí - dijo Angélica - comió pan negro y nadie lo hizo salvo ella... lo recuerdo porque me ofreció y me dijo que era la única que lo comía.
- ¿Qué fue lo último que bebió?.
- Un café y un whisky - contestó Alfredo.
- No encuentro causa natural por eso no haré el certificado de defunción. ¿Alguien ya levantó los restos de la comida?.
- Si, pero el pan sobrante lo deben haber guardado - contestó Alfredo.
- ¿Y que hay acerca del café y el whisky?
- Deben estar en la sala. Cerré una puerta con llave y no ha entrado nadie de la servidumbre.
- Bueno... ahora uno de ustedes me va a acompañar para guardar la taza de café que ella bebió, el vaso de su whisky y el pan negro junto con algunas otras sobras de la comida. Lamentablemente deberá intervenir la policía y un médico forense. Creo que le harán una autopsia al cadáver.
- No puedo creer que esto esté pasando - dijo Alfredo para sí mismo.
El doctor guardó todas las cosas mencionadas y llamó a la policía la cual vino con el inspector Prida y un médico forense llamado Jorge Presti.
El doctor Presti investigando los restos de la comida y el líquido que quedó en la taza y en el vaso, descubrió que mezclado con el whisky había cicutina. En la botella de whisky no había nada de cicutina, sólo en el vaso.
La policía encontró en la carte de Angélica una botella de perfume que contenía el veneno.
Cuando Alfredo se enteró de todo estó se acordó de que Angélica le ofreció a Mercedes tomar un trago. Inmediatamente, muy enfurecido se acercó a ella empezó a gritarle descontroladamente, después de haberla acusado de homicidio a la policía.
Como la acusada fue Angélica, la policía dejó ir a los testigos con la condición de que no se fueran de San Isidro.
Federico se enteró de todo lo ocurrido porque Cecilia se llegó a su casa para informárselo.
La autopsia que se le hizo después al cadáver reveló y confirmó que su muerte había sido por ingerir veneno.


[Continuará]



20 Comentarios:

cecil dijo...

priiiiiiiiiiiii

cecil dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJJ



siiiiii


i did it =P

Gaby dijo...

Lennnnnnnnnnnnnnnnta, Gaby, lennnnnnnntaaaaaaaaaa, qué vergüenza =(

cecil dijo...

aiiiiiiiii me mueroooooo

cómo se va a salvar angélica? eh?

keywords: nevera, toallete [un toallete es algo que usás para secarte las manetes, ponele? ]

pregunto: aparece el chapulín colorado en el próximo capítulo? quién podrá ayudar a angélica?

besos, oh julia

Gaby dijo...

Ehmmm, Eduardo y Carlos, jóvenes y apuestos, ¿tienen mail, algo así?

Aaaaaaaaaajajajaj, Anshélica va al toallete, opvio, es una lady.

Oh, pobre Anshélica, qué será de esha? Vamos, Fede, hacé algo pronto, pliiiiiiiiiiissss!!!

Besos, oh Shulia, esto está cada vez mejor.

Artus Jorguín dijo...

Posibles asesinos: Cecilia y Alfredo, puestos de acuerdo. Cecilia sola, de perrra, nomás. y Elisa?, Uhmm!!.

Mañana, lo sabré....

Saúdos escritora.

PD: Alguien le aviso a Gaby, q' transcurre en 1957? No e-mail, por ese entonces... Julia, vas a tener q´presentarle algún hijo de ellos...

Etienne dijo...

Cecil, el PRI es mío, mío, mío, sabelooo!!

En aquella época estaba bien decir toallette porque comenzaba a surgir el espancés (¿?)

Quién es el asesino? Muy fácil, el mayordomo.

Y sigo pensando que hay muchos personajes aún y que hay que seguir liquidando muñecos!

Etienne dijo...

Ah, un par de cositas: entre los comensales faltó indudablemente el carisma y el buen humor del abogado Boubet. Él habría sabido alegrar a la Mecha.

Elisa es inocente, aunque en el secundario no le faltaron ganas de liquidarla porque se cepillaba a todos los jugadores del equipo de bádmington de la escuela.

¡Qué buchonazo este doctor! ¿No había unos morlacos para adornarle el estetoscopio?

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

juliaaaaaaaaaaaaaaaa que emocion!


PRIIIIIIIIIIIIIIII



- Bueno... ahora uno de ustedes me va a acompañar para guardar la taza de café que ella bebió, el vaso de su whisky y el pan negro junto con algunas otras sobras de la comida. Lamentablemente deberá intervenir la policía y un médico forense. Creo que le harán una autopsia al cadáver.

esa parte fue lo mas! ,lo del pan negro es genial!!! quiero saber qeu paso! ya!

Besos en la Plaza dijo...

Hoy dormi asi se van en paz :P

Se puso muy CSI la cosa!!!

Yo ya tengo mi candidat@, pero por respeto a todos aquellos menos inteligentes que yo que no puedan deducirlo, no lo voy a decir (???)

Etienne dijo...

Comentario mañanero: si Elisa y Eduardo se casan (por ejemplo) podrían invitar a los sobrevivientes a su boda y así continuar esta saga que bien parece las típicas películas yanquis que hacen pelota a todos los extras!
O el abogado Boubet funda una firma junto con Carlos y Alfredo y la ponen de secretaria a Cecilia (que me la imagino re perra) y tenemos una típica serie de abogados...

Entiéndanmé, no miré mucha tele ayer y estoy con síndrome de abstinencia.

frank zappa dijo...

desconfio de mi vecina

Gaby dijo...

Tranqui Artus, no hay que avisarme nada!

Artus Jorguín dijo...

Gaby, sólo era un pqño. chiste ;)
Obvio, q' estAbas al tanto... No se te escApa nada,..... sólo algunos PRI, de vez en cuando... :)

Julia dijo...

Hubiese sido glorioso (?) que Angélica hubiera preparado, además, un trago Para Elisa.

Que desopilante que soy, por favor.

=P

Artus Jorguín dijo...

Y quién estaría al piano?. Federico...

Julia dijo...

Cecil del Valle Lampasona: Ja, ja. Cuanta felicidad.

Gaby de los Milagros Milglierini: :(

Cecil del Valle Lampasona: ¿Con el abogado de las cuasas perdidas?.
Nevera es de terror, y toallete en lugar de toillete es cualquiera. Pero me gustó tu explicación de toallete, que también puede servir para secarte el oj***
El chapulín colorado en el 57 estaba en pañales (?)

Gaby de los Milagros Milglierini: Yo no quiero ser buchona, pero para mí que eran gay :P
Vos decís que Fede podría coimear a alguien ¬¬

Artus Luis Alberto Jorguín: Para mí fue Antonella Rodriguez.

Monsieur Etienne Boubet: Ja, ja. Espancés. Eso era.
Mon ami, soy de madera con el francés ahora, imaginate a los 15. No tenía diccionario francés-español en casa. :P
Mirala vos a Elisa. Pura envidia.
Como avisé precipité el final porque no tuve tiempo de explotar a estos "testigos", y un sospechoso quedó afuera.

Carolina Topacio Milglierini: Mi vieja comía pan negro y cuando ofrecía nadie se lo aceptaba. Ja, ja. Era rico, yo se lo sacaba para comerlo con mermelada.

Besos en la Plaza San Isidro: Ah, no te esperabas tanto detalle forense.
Largalo Belp, no seas tímido.

Monsieur Etienne Boubet: Interesantes sugerencias.
Pero cuando dijo mañanero recordé con nostalgia aquellas encuestas que supe hacer.

Frank Carlos Alfredo Zappa: Es que tu vecina Cecilia se hace odiar.

Gaby de los Milagros Milglierini: Pero si son gay es mejor saberlo :P

Artus Luis Alberto Jorguín: Uh, encima te gasta Gaby :P
Federico no tiene oído ni para tocar el timbre. No se puede todo. :P

Gaby dijo...

Aaaaajajajaja, nooooooo, che, siempre pongo el ojo en el lugar equivocado :(

Julia dijo...

Gaby de los Milagros Milglierini: Amiga... bienvenida al club jajaja.


=P

Erica dijo...

Muy vivo, muy vivo!