La noviecita paranoica

La noviecita paranoica es un personaje que abunda en pequeñas, medianas y grandes urbes, con diferentes matices según el grado evolutivo de las mismas. La noviecita paranoica, como su descripción lo indica, tiene novio. La palabra clave es “tiene”. Ella no está de novia, ella posee un novio, y ese hecho la hace merecedora de un respeto que cree especial, porque no solamente logró tener novio [sí, lo considera un logro] si no también mantener el noviazgo, porque ella es única, o como ella no hay.
La noviecita paranoica se diferencia de las demás mujeres porque tiene novio, y sólo reconoce como pares a algunas que están involucradas en relaciones estables, con las que se identifica, pero no a todas, porque no puede entender, por ejemplo, como mujeres feas o gordas también tienen novio, porque “tener novio” es un mérito comúnmente relacionado a las lindas.  Suele ser un argumento repetido para descalificar a cualquier mujer, aunque intente disfrazarse el desprecio con el asombro de que pesar de su falta de belleza haya “conseguido novio”, porque en su limitado universo, semejante hazaña es privativa de mujeres triunfantes, concepto asociado a la estética, y noticias semejantes son dignas de sorpresa, como el anuncio de que a Obama le dieron un premio nobel por la paz: “¡es fea y tiene novio!”.
Si la noviecita paranoica no ha sido agraciada con el atributo de la belleza, trasladará el  razonamiento a su inteligencia.
La noviecita paranoica se siente amenazada por la presencia de cualquier mujer soltera que esté física o afectivamente cerca de su novio. Es por esto el atributo de paranoica. No importa si el novio en cuestión es un mujeriego empedernido o la persona más recatada del mundo, si es un adonis o es más feo que apretarse los dedos con una puerta blindada. Ella va a sentir que cualquier mujer soltera, linda o fea, por el sólo hecho de estarlo, codicia la compañía de su preciado objeto amor, como un animal hambriento al que se le ofrece una presa indefensa. Para la noviecita paranoica “las otras” forman parte de un grupo oscuro, que en su afán desesperado por cambiar su estado civil, se transformaron en mujeres competitivas, sin códigos, sin escrúpulos, que se desviven por conseguir un novio, sin interesarles si es un novio ajeno. El novio no es más que una pobre víctima de la mirada y del deseo de una horda de locas, que no tiene poder de decisión, y en caso de ser abordado por alguna soltera en celo, es incapaz de poner límites y no tiene más opción que dejarse llevar, por eso la noviecita paranoica estará en alerta permanente, para protegerlo de las tentaciones, imperdirle que caiga en trampas sin escapatoria y escarmentarlo cuando camine por la cornisa del histeriqueo y de la seducción.
En el caso de que sus pesadillas más sombrías sobre la infidelidad se conviertan en realidad y su paranoia tenga cuerpo femenino, edad y nombre, la noviecita paranoica no dudará en tomar las represalias con la tercera en discordia, quien no tiene con ella ningún compromiso, quien incluso pudo haber desconocido su existencia, o quien podría haber recibido una versión distorsionada de la real situación sentimental del sujeto engañador, y justificará su accionar con razonamientos baratos sobre los motivos del affaire, al punto de echarse la culpa de que su novio se haya sentido atraído por otra, atormentándose con interrogantes sobre qué fue lo que hizo mal, en qué falló, si la otra es más linda, si ella está más gorda y maldita la hora en que dejó pilates. La otra será vapuleada con los insultos más despreciables haciendo juicio de su moral y su persona, mientras que el sujeto engañador llamado novio será eventualmente perdonado,  después de cumplir con ciertos rituales reconciliatorios, sin ser cuestionado en su moral o en su persona, porque para la noviecita paranoica hay una cosa peor que ser cornuda: no tener novio.
La noviecita paranoica devenida en esposa, se convencerá de su elección con el aforismo “no seré feliz, pero tengo marido”, considerando que está en equilibrio  cósmico, cumpliendo con su rol en la sociedad, por encima de las que “siguen” solteras, y que el matrimonio forma parte de sus méritos personales como un éxito más, por más adverso que sea.
La noviecita paranoica debería extinguirse en el siglo XXI. Si usted conoce alguna trate de persualidarla a que cambie de actitud antes de que tenga descendencia y eduque a futuras noviecitas paranoicas. Difícil tarea, sí, pero vale el esfuerzo intentarlo.



31 Comentarios:

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Siiiiiiiiiii

Priiiiiiiiiiii

Pliiiiiiii

escuincles lalala


De estas hay muchas por suerte, por ahora no tengo ninguna cerca, pero que las hay las hay.

besos oh, julia, excelente descripcion. :D

Etienne dijo...

Maldita sea, por un ratito nomás!!

Liz dijo...

xDD tienes razon! no fui una ni tampoco que conocido alguna! que suerte!!!

besos

Jose garcia dijo...

Probes noviecit@s ell@s no lo hacen adrede que es insconsciente , un instincto natural de proteccion ! podemos juzgarl@s si ese amor propio y de su objeto no les permite ver ,oir,oler como decia Jose Ortega i Gasset.....muy interesante el tema ....

fians4k dijo...

Definitivamente, estoy casado con una "Esposa paranoica".

Sil dijo...

Existe una noviecita paranoica que se quedo con un amigo de toda la vida, pero la culpa no es del chancho, sino, de quien le da de comer, yo elegi perder un amigo pero no bancarme a una trastornada! ahora ya puedo reir acerca de eso jajajaa

amandastein dijo...

Me acabo de topar con una noviecita paranoica(hasta me hizo escribir un par de post) ¡Mala suerte!
Besos

Bella dijo...

Jajajajajaa como las brujas, "nunca vi una, pero que las hay, las hay".

Yo no sé si sería tan amable de indicarles sus errores y/o persuadirlas para que cambien. Debe ser bien divertido verlas sufrir por algo que casi nunca existe.

=P

Excelente descripción, oh Julia, digna de un bestiario medieval.

Penélope dijo...

Buen post.....muy bueno. Debo confesar que he sido de esas, ya no más. Me rehabilité. Y voy por más, por mucho más!!!
Un beso!

Noelia dijo...

Jajaja Totalmente cierto...
Anoche sin ganas de irme a dormir, me enfrasque mirando una vez más Sex and The City (la peli) y bueno hay una frase mortal que le va a este tipo de personas...: "Era una chica lista hasta que se enamoro".
No conozco a nadie así por suerte... pero que las hay las hay, adhiero a lo que Bella dijo...
Saludos...

andal13 dijo...

Ah, a medida que iba leyendo iba pensando que hay una especie muchísimo peor que la noviecita paranoica, que es la esposita paranoica (porque la libreta de matrimonio les da derechos ilimitados sobre su "preciado bien"), pero al final llegaste a ella.
Y es que no conciben que una mujer pueda ser feliz o sentirse bien SIN novio/marido/loquesea, y lo que es peor, que además, las solteras pretenden arrebatarle el SUYO (que suele ser poco apetecible, pa pior!)

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

en mi comentario hay una coma mal puesta que le cambia el sentido a todo, la puta madre

lalala


dije: 'De estas hay muchas, por suerte por ahora no tengo ninguna cerca, pero que las hay las hay'

ahora sí

me voy en paz con mi espiritu. lalalalala

Gaby dijo...

Mueeeeeeeejejejeje, yo conozco una y hablé hace poquito de ella. Son las que están apretando en la calle y te miran feo para que no le mires al noviecito al que tiene adosado con una sopapa.

En fin... estúpidas...

Besooo!!

Gaby dijo...

Never 13, never!!!!

casi adulta... dijo...

jajajaj me reconozco un poco en la noviecita paranoica...he de confesarlo. reconocerlo es el primer paso para dejar de serlo jajaj.
quizá lo que no me encaja bien es lo de paranoica, porque no lo soy, pero sí me reconozco en lo de la importancia de tener NOVIO...sí, de chiquita no jugaba a las madres, jugaba a ser esposa, y en mis juegos le hablaba a mi inexistente pareja, diciéndole "marido mío" jajajjajj
qué le voy a hacer, soy cholula, y soy de las que cada 3 palabras que digo, 2 son "mi marido" jajjajja
y me la banco!

fcknhippie dijo...

Por los rasgos creo reconocer a la noviecita, diría que he conocido muchas. Ahora me van a disculpar pero no entiendo lo de paranoica, cual seria la paranoia de la noviecita, cual?

Julia dijo...

La paranoia está en creer que toda mujer soltera quiere, desea, mira a su novio y que se lo quieren "sacar".

Cecil dijo...

La verdad, yo no conocí a ninguna en vivo y en directo, pero tengo una amiga que tuvo que padecer los embates de una bobita que sospechaba que su novio no era trigo limpio [?]. Y sospechaba bien :P

Yo propongo hacer patria [?]: cada vez que veamos una de estas, le arrancamos el cuero cabelludo y lo colgamos a que se seque al sol en lo que podría ser la plaza "Muerte y Transfiguración de la noviecita paranoica"

besos, oh julia

pd: deje de presionarme con los comentarios, que acá me han usurpado la notebook ¬¬ y me tienen cocinando a cuatro manos [?]

Mcrow dijo...

Muy buen post.
Me hiciste reir.

Un abrazo

zappa dijo...

tuve dos de esas, y me trajeron un monton de problemas

noe dijo...

AMÉN!

Etienne dijo...

Cuando se autoconvencen de irrealidades, ya ellas mismas pasan a ser personajes de ficción...

La frase del final, ese de la extinción para este siglo, ¿es un deseo o un vaticionio?

Eugenia.- dijo...

Conozco hombres de ese tipo, mujeres ninguna no socializo mucho con mujeres (prefiero los gatos)ehm bueno pibes que me utilizaron de consejera y me contaron sus dilemas irrelevantes. Oh, el regodeo.


Che es re gracioso pero nadie es noviecita paranoica :P

Señorita A. dijo...

Pobres de las noviecitas paranóicas y sus respectivos microcosmos. Excelente post, Julia.

Parafraseando mi alma dijo...

Yo conozco unas cuantas"SUSANITAS"...Son casi la peor raza existente...

Besos

pai dijo...

la tenes re clara hay muchas y hasta perdí un amigo durante todo su noviazgo.

maría balaría dijo...

Julia, reconozco que de vez en cuando me pongo en el papel de noviecita (imbécil y) paranoica, pero quisiera decir en mi defensa que yo no era así, de hecho era muy relajada y confiaba en el noviecito de turno. Mis radares captaron un señal rara, era una individua fea pero bastante patiabierta, cualidad opuesta a mi personalidad, que soy más bien calmada y calculadora en dicho tema. El problema es que mis radares, hasta el momento no usados, tenían razón y hasta ahí llegó el noviecito de turno. Después conseguí a noviecito actual, que al parecer es más bueno que el pan, pero como verás, no puedo creerle. Y para completar ahora tenemos una amiga común muy cercana (y más liberada de lo necesario) y esto, a ratos, me pone paranoica.

Alba dijo...

Muy buena reflexión.

Pobres los hombres que deben padecerlas... y ellas también.

No debe ser fácil tener una vida paranoica, no? Debe ser bastante enfermizo.

Muy lindo leerte.

Saludos.

Anónimo dijo...

Mi novia me tiene las bolas super llenas con sus celos,todos los dias un puto ataque de celos.

Anónimo dijo...

censura,que es esto de moderar?, eso es re pancho.

Julia dijo...

No, no es censura, sólo está la moderación para post de más de 30 días para evitar los spam que me cansaron. Nada más.

Saludos