El misterioso caso del juzgado que se convirtió en calabaza

Era Reyes. Melchor y Gaspar se disfrazaron de oficiales de la policía caminera y me regalaron una multa de doscientos pesos porque el foco derecho de la luz baja estaba quemado. En aquellos tiempos pasaba por cuatro controles diarios de la policía, dos a la ida y dos a la vuelta del trabajo, en donde una yegua ninguneadora me martirizaba. Conociendo esta circunstancia, que los cazamultas iban a estar al acecho, verificaba que la luz funcionara correctamente antes de tomar la ruta. Quiso la mala suerte o las malas ondas de la yegua ninguneadora o de pocaonda, quizás, por qué no, que en el transcurso de unos 600 metros recorridos, el foquito se quemara justo antes del primer control, sin que yo pudiera advertirlo porque estaba conduciendo, y eran las 4 de la tarde. Imposible ver de día que el auto está tuerto, cuando se está al volante.
Bajo el sol calcinante de aquel enero, los oficiales me hicieron esperar unos 40 minutos, porque se ve que es cosa muy difícil labrar un acta. Hicieron caso omiso a mis protestas de que el foco se quemó en el camino, que la óptica era sellada y que no podía cambiarlo en el acto, de que pasaba por 4 controles todos los días. Con la multa en mano fui sumando un motivo más para irme de aquel nefasto lugar. Esa fue la última semana en ese espantoso trabajo, y la multa y el descargo quedaron postergados, porque tener que pedirle permiso a la bestia peluda de mi ex jefe que se hacía llamar Señor, para ir a un juzgado de faltas en un barrio que me daba miedo, era lo último que quería hacer en ese momento. La multa quedó en el olvido. Cambié de trabajo sin solución de continuidad. Pasó el tiempo del pago voluntario y esperé que la multa llegara a mi casa.
Y llegó, con un aumento de más del 150%. No se que me pone peor, si el monto, si recordar lo mal que la pasé esos 40 minutos quemándome al sol, o si los recuerdos del Señor Rubén y la Yegua Ninguneadora. Es mucha plata. Mea culpa no haberla pagado. Pero quiero ejercer mi derecho de defensa, aunque sea tarde, para patalear, para conseguir una rebaja o al memos una refinanciación. Llamo por teléfono pero nadie atiende. Quiero saber el horario de atención para llegar a la dirección que figura en la cédula:

Policía Caminera de Córdoba - Justicia Administrativa de Faltas - Juzgado Policial.
Spilimbergo 3656 - Capital - CP X5009CJL

No me suena la calle y el código postal no pertenece al barrio donde supuestamente estaba el juzgado que me dijo la policía donde debía hacer el descargo.
La busco en internet. Y todavía no salgo de mi asombro. La dirección existe. Pero ahí no hay ningún juzgado, ni siquiera una comisaría. Es la dirección de una verdulería. ¿Será que el juez de faltas tiene un laburito extra?
La indignación que me produce no poder encontrarme con el Juez policial de faltas de tránsito que me declaró rebelde, porque los datos que consignan en la notificación son falsos, no tiene nombre. ¿Cómo encuentro ahora el tribunal de faltas?
Pero lo que más me intriga es saber si podré pagar quinientos pesos con verduras, o si el juzgado de faltas se convierte en calabaza cuando el reloj marca las 12.

22 Comentarios:

Cecil dijo...

priiiiiiiii

Cecil dijo...

tremendoooooooo

peleá, julia, peleá. ni en pedo dilapides 500 pesos en eso, porque es cualquiera ¬¬

qué lindo tenerla de vuelta por acá, aunque sea con malas noticias [?] excelentemente narradas, as usual. no perdió el touch [?]

besos!

Marcela Calderón dijo...

Güelcambac, querida.
Lamento su infortunio.
Su pluma sigue tan afilada como siempre.
El final de este relato es genial.
Besotes, Shuls.

La policía caminera de Córdoba es realmente hinchapelotas. He dicho.

Maximus dijo...

Como decia el gran filósofo oriental (de Tacuarembó) Confucio:

"Hombre sabio es aquel que cuando no logra hacer justicia, rompe todo hasta sacarse la leche"

Te presto mi lanzallamas y mi (clásica) mala leche.

De hecho, la policía estuvo rompiendo las pelotas hasta hace cinco minutos, tratandonos como si fueramos delincuentes en un aguantadero, acá en el depósito donde trabajo.

Bella dijo...

También podrías ir a hacer una denuncia por 'truchez' del Tribunal de Faltas ese... no?

Me alegro de que hayas vuelto, aunque sea con una historia tan gloomy como esta :(

REM dijo...

me alegro por la vuelta!!!

Nahhh, es cualquiera ya: ¡un juzgado con dirección fantasma! Coincido con Cecil y Bella: peleala y denunciá la dirección trucha.
Además es patético: si pasas cuatro controles diarios esta gente tendría que tener algún tipo de registro para cotejar y saber si hace rato venías con el foco quemado o no. Que mal se hacen los controles en este país

B.E.L.P. dijo...

en lugar de "peleá, peleá" como dijo Cecil, teniendo en cuenta las circunstancias y condiciones geográficas, yo te voy a decir "pelá, pelá"... :P

Che, pero qué onda, o sea que si vas a pagar, te topás con una verdulería? Entonces no te pueden acusar de desacato si vos vas y no está en el lugar lo que se supone que tiene que estar!

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

guau!!!!!!! por fin un posteo!!!

Esa verdulería esta a 15 cuadras de mi casa, o menos jajaja. No es un barrio feo che... por qué te da miedo entrar? ¬¬

y Bue.. una de esas y aparece el hada y te libra de pagar la multa!! recemos.

Gaby dijo...

Holaaaaaaaa holaaaaaaaaaaa!

Se fueron para el lado de los tomates!!!

Mil besotes, volvé seguido!

Etienne dijo...

Podemos inferir que el juez es un zanahoria, la secretaria una papa y el oficial de policía una bergamota.
Y estaremos en lo correcto!

andal13 dijo...

Como dice el también filósofo oriental Pepe Mujica, "como te digo una cosa, te digo la otra": Qué suerte que volviste. Qué cagada la multa.

Parafraseando mi alma dijo...

Viste? Al final siempre te mandan FRUTA :P jajajajajaja

Pedazos de Alcausiles!!!
Claaaarooo.les parece una papa aprovecharse de este brotecito... Hacete el zanahoria vos que te vamos a romper la batata a tomatazos!!!

Debería darles verguenza, tan grandes y tan Perejiles!!!

Se creen que por tener melones la pueden engañar?

Parafraseando mi alma dijo...

ah...besos! jajajajaja

Gaby dijo...

14!

Conta Dora dijo...

Nuhhhh... si es ahí, es AL LADO de la verdulería.
Yo fui en la presentación espontánea, dije que "el policía me apagó la luz" y pagué sólo 68 pesos... si no tenés antecedentes, deciles que no sabías de esa multa, que vos no fuiste... y que querés solucionar el tema (por derecha... obvio).

Besos!

máx dijo...

Mi querida julia, mi más sentido pésame!

Espero encuentres el tribunal de faltas antes que te sigan mandando fruta!



malísimo...

R.Galatea dijo...

Debe ser un portal a otra dimensión, quien sabe.
Suerte!

Valentina dijo...

Y qué se supone que deberías hacer?? WTF??? Maldita policía caminera!!!

Por otra parte, QUE MILAGRO QUE VIENE POR AQUÍ (again)!! T' estrañé!

Besos samigaa!

Mel dijo...

Qué lindo ha sido descubrir este lugar y perderme entre tus líneas :)

Julia dijo...

Gracias Conta. Resulta que se mudaron después de la multa.

Ey, que lindo que sigan pasando por acá. Perdón por la falta de constancia, y gracias por el aguante. Besos a todos.

Anónimo dijo...

Gracias intiresnuyu iformatsiyu

Anónimo dijo...

Este es un ente recaudador mas del
Marica reprimido de gato entretejido.
El tema esta perfectamente relatado. te falto decir que los inutiles que labran el acta son "Chuncanos" que nunca vieron un auto aparte del que les da la policía, te hablan como cruzdelejeños, deben estar acostumbrados a andar a caballo, por eso odian los autos.
Espero que nadie lo vote para presidente.

Saludos a todos/as