Se me lengua la traba


Algunos giros lingüísticos de mi familia materna se trasmiten por generaciones. Tal vez un gen, confundidor el muy maldito, hizo que mi abuela mezclara refranes, mi madre confundiera apellidos y nombres, convirtiéndolos en mixturas impronunciables y que mi primita cometa verdaderos estragos idiomáticos, desarrollando asociaciones disléxicas en su cabeza virtiéndolas sin escrúpulos en la comunicación.
Fue así como una discusión familiar culminó inesperadamente, cuando mi abuela, defendiendo sus intereses o convicciones, haciendo hincapié en un rotundo "yo puedo", quiso rematar sus argumentos con un refrán y dejó a todos atónitos en el momento previo a la explosión de carcajadas. Parada con una mano en alto gritó:
- ¡Porque yo sola me lamo un buey!
"El buey solo bien se lame", reza el dicho y esta confusión refranera ni a Chespirito se le hubiera ocurrido.
Caso adorable es el de mi prima, porque despierta una suerte de ternura. Nunca se sabe con certeza si lo de ella es despiste o inocencia.
- Pasame el bicarbonato - pedía desesperada a su hermano, mientras atendía por teléfono un pedido, lapicera en mano.
- Dale, pasame el bicarbonato.
- ¿Bicarbonato? - preguntó desorientado mi primo.
- Si, dale, que tengo que hacer una factura.
- El carbónico, nena, el papel carbónico.
Muy similar pero más preocupante, fue la vez que preguntó, esta vez a su hermana:
- ¿Como se llama el lesbiano de la otra cuadra?
- ¿Lesbiano? No se dice así, decile gay en todo caso, pero lesbiano...
- No, no, el lesbiano, como el de la película que vimos.
- ¿Cómo lesbiano? Decile puto si querés, ¡pero no lesbiano!
- No, no me entendés - dijo convencida de que no era ella la que estaba equivocada - ese que tiene todo el pelo blanco, las cejas blancas, las pestañas blancas.
- ¡Albino!
Desafortunadamente no puedo escapar del maldito gen confundidor. Desde sus primeras apariciones lo combato fervientemente, sin que nadie lo note. Sin embargo hubo dos situaciones que marcaron mi historial para siempre y la memoria colectiva de mis amistades que me acompañan desde entonces, allá por mis joviales e inocentes 14 añitos. Todos los años, al menos una vez, me somenten a la tortura de sus gastadas recordando a viva voz y en público mis torpezas idiomáticas.
La primera fue en un asado de fin de año multidinario con amigos míos y de mi hermano. Precisaba para condimentar una ensalada aquello que veía al medio de la mesa. El barullo se hizo silencio por un instante, justo cuando me inclinaba sobre la mesa para alcanzar lo que quería, y al no llegar pedí en voz alta:
- Pasame la botella de vinagre.
En realidad, eso fue lo que yo creía haber dicho, porque el gen confundidor suprimió de mi verbalización: "botella de" y me hizo decir: "la vinagre". Hasta el día de hoy, es algo imperdonable y motivo de burla.
Un tiempo después, sin haberme sobrepuesto al suceso bochornante, en otra reunión multitudinaria, comenté el parte médico sobre un esguince de mi tobillo, y muy segura trasmití la tranquilidad de la doctora, porque no me había salido un hematoma. Claro está que yo no había escuchado nunca la palabra hematoma, y que no sabía que esa palabrota y moretón eran lo mismo. Y por supuesto que la palabra que usé  fue "hemotema", lo más parecido que me sonó a "hemoderivados".




25 Comentarios:

Cecil dijo...

priiiiiiiiiiiiiiii

Cecil dijo...

repito [?]

lo de 'yo sola me lamo un buey' es IMBATIBLE.

precioso post!


besos

Gaby dijo...

TRIIIIIIIIIIIIII

Yo sola me lamo un buey, canejo!

Mortal!

Mi hermano una vez me dijo muy muerto de risa: "¡Se te pelan los vuelos!". Y bueno, evidentemente el viento hacía mover mis largos cabellos XD.

Beso!

Bella dijo...

Por hablar rápido muchas veces me pasa, pero ahora no me acuerdo ni de unito :(

Excelente post! Qué bueno que volviste!

Conta Dora dijo...

Ayyy, me pasa varias veces. Le echo la culpa a la tintura, que me destiñó la materia gris.

Besos!

Mañosa dijo...

Si, en mi familia tambien pasa y sobre todo a las mujeres. ¿Será un gen femenino?

Mi madre cada vez que nos llama a mis hermanas o a mi empieza con las primeras dos letras de cada nombre y va haciendo una ensalada. Por ejemplo si quiere llamar a mi hermana Julieta, dice: -MaRoJuliiiiiii

ya me va a tocar...

Besos!

M

Julia dijo...

Mi abuela además nombraba a todos los nietos en orden de nacimiento cuando quería llamar a alguno. La lista se hacía cada vez más larga, hasta que al fin llegaba al que queria nombrar y terminaba casi en un suspiro. Mi vieja está pasando por lo mismo.

andal13 dijo...

Bueno, mi madre nos llama indistintamente a la perra y a mí. Es más, no sé si tiene claro quién es quién.

Federico Gauffin dijo...

Jajaja
Che, ¿en tu familia no dieron en adopción a un infradotado verbal, hace 32 años?
Pregunto porque yo parezco tu hermano.

Gabyta dijo...

Pliiiiii (si, si Cecil cantó el Pri, Gaby el Tri (?) y el Pli es mio)
Me mori de risa. Mira, que venia cabizbaja este dia y me quitaste una carcajada, Gracias!
Que lindo post.
Besooos

Gabyta dijo...

Pliiiiii (si, si Cecil cantó el Pri, Gaby el Tri (?) y el Pli es mio)
Me mori de risa. Mira, que venia cabizbaja este dia y me quitaste una carcajada, Gracias!
Que lindo post.
Besooos

Gabyta dijo...

me olvide de marcar el seguimiento.

LaVieEnRose dijo...

jajajajajaja es genial este post, hacia rato que no me reia sola a carcajadas! tu prima es lo más jajaja

en mi flia pasa algo similar, será por eso q me causa tanta gracia! jajaja

besos Julia.

La "se" de la bahía dijo...

En este momento tampoco se me viene a la cabeza algún ejemplo de los que me ocurren a menudo, pero sí de algunas amigos/as. Una llamaba Plin Faf (convencida de estar en lo cierto)a los caramelos Flin Paf, otro repetía un dicho (?) "Más bueno que los Muñuelos", y mi primo pidió al fiambrero "200 de Fabiola" (Bondiola era la idea...)
Una de mis amigas tiene la particularidad de reemplazar palabras de canciones que se asemejen en sonoridad a la real, sólo recuerdo una ahora aunque hay millones) decía: "Hubo un tiempo que fui "mozo" y fui libre de verdad"
Y mi abuela, cuando mezcla nombres, lo remata con un haaarmoso "Vos, mierda!" mirando al nieto al que se dirige...

marianne dijo...

Me morí de la risa. Pero, perdóname, perdóname, no puedo evitar decírtelo: no es hematona, es hematoma, con m...
Perdón... :(

Julia dijo...

marianne, gracias por avisar, ahora lo corrijo. No vi que lo había escrito mal; fue error de tipeo, no brutez =P, lo juro.

Julia dijo...

Me pone muy contenta hacerlos reír. Tenía muchas ganas de volver :D
Besos a todos.

Virginia Prieto dijo...

muy bueno! lo de albino me mató!
mi cuñada una vez me pidió que le alñcanzara las vituallas cuando estábamos en la playa. muy tranquila le acerqué el tupper que tenía pollo.
me miró como si estuviera loca y me dijo
- con esto querés que me seque?

rigurosamente cierto julia

beso grande

Marilina dijo...

gracias!!!!! ahora me voy a sentir menos pior cuando cometa mis propias bestialidades...

Etienne dijo...

A mi me pasa tan seguido, incluso laboralmente, que ya más que genético lo tomo como algo normal.

En plena secundaria, la profe preguntó si sabíamos de palabras de origen inglés que se habían incorporado al léxico cotidiano y yo, convencidísimo le largué un "Cocoa puede ser?". Me siguen gastando con eso.

Y otra de hace más de diez años que me persigue es de un asado que hicimos con unos amigos, al querer acompañar una cerveza con los consabidos maníes y no encontrarlos le enrostré con demasiada vehemencia al encargado de las compras un "¡No compraste maní!" que hace las delicias de las gastadas hasta hoy día.

Besos madrina, placer leerte de nuevo!!

Border dijo...

"Como se llama el lesbiano de la otra cuadra" es sublime.

Besote grande y buen año para usted.

zappa dijo...

recuerdo haber reprobado un examen de historia en primer año por nombrar con total seguridad a escorpion "el africano" (el muchacho se llamaba escipion, y yo era miope desde hace muuucho)
pero lo mas gracioso era la mamá de un amigo, tenia onda la señora, le gustaba el rock y cantaba canciones de los redonditos, nos tirabamos al piso de la risa cuando la escuchabamos cantar la bestia pop...."a manyar mi amor, vamos a manyar mi amor"

un abrazo julia

Sil dijo...

En mi familia siempre nos confundimos "milanesa" con "empanada", y cada vez que queremos nombrar una nos sale la otra. No falla una.

Garotinha dijo...

Muy bueno!!!!!!!! genial, deberiamos hacer una lista de todos los furcios que nos rodean en la familia!!!!!!!!
besos!!!!!!!!!

Maria Claudia Lira dijo...

jajaja me he reido un monton con lo que has escrito! y el titulo le cayo perfecto. mientras leia se me venian a la mente todas esas metidas de pata que en algun momento pase.

date una vuelta por mi blog, que por ahi redacto un par de anecdotas de vez en cuando. www.dandolevuelta.blogspot.com

te sigo! :)