Bifurcaciones

Al mejor estilo Thelma y Louise, María y yo cargamos mi auto dispuestas a pasar un domingo en el campo, en casa de una pareja amiga. No huíamos de la ley, ni llevábamos equipaje, más allá de una muda de ropa. Apenas una conservadora repleta de hielo, cerveza y gaseosas, y carne para el asador. También un reproductor de mp3 con unos parlantes a pilas ya que estábamos advertidas de que se habían quedado sin luz, y el infaltable equipo de mate, con el cual desayunamos unos amargos en el viaje entre conversaciones interrumpidas al entonar y corear los temas que nos gustan. Las instrucciones para llegar estaban en un mensaje de texto almacenado en mi celular, por lo que eran breves y concisas. Nunca había ido hasta allá. María sí, pero era en vano confiar en su ubicación espacial. No dudaba de que íbamos a llegar, y no me altera preguntar en el camino.
La primer duda surgió en una bifurcación que según mi memoria del texto del mensaje había que pasar por un lado y según la memoria de María había que doblar por otro. Avancé por una calle de tierra al costado de la ruta, puse la baliza y busqué mi celular. El auto quedó estacionado frente a una gran casa, y en el hall de la misma se encontraban al menos unos 10 hombres, sentados algunos, parados otros, mirando atentamente hacia nuestro lado, tal vez pensando que teníamos algún problema técnico o buscábamos alguna casa. Inmediatamente uno fue acercándose hasta la cerca y desde allí dijo:
- Chicas, ¿necesitan algo?.
Cuando respondimos cual era nuestro destino y que no estábamos seguras por cuál ruta ir, algunos nos decían de lejos que nos quedásemos a comer un asado y después íbamos todos juntos, o que nos bajemos a tomar algo y a jugar al truco, entre risas y sorna se ofrecían a hacernos de guía turístico. Finalmente otro de ellos nos indicó la ruta a seguir.
- ¡Qué buenos que estaban! - dijimos al unísono apenas puse el auto en marcha.
- Un tiempo antes nos hubiésemos bajado sin dudarlo - dije riendo.
- Ni hablar Julia, no nos hubiese importado que Pablo y Carla nos están esperando - agregó María.
- ¡O hubiésemos llegado con todos ellos! - reímos.
- Ahora, por consideración, si estuviéramos solas y nos esperan amigos, lo pensaríamos.
- ¿Por qué estas tentanciones aparecen cuando uno está en otra? - reclamé.
Continuamos viajando con la seguridad de que íbamos en la dirección correcta. Hablando de cualquier tema, empiezo a relatarle a María una experiencia al volante a mis dulces 18 años, en un auto bastante destartalado que cuando andaba parecía un sonajero, ya que todo en su interior vibraba y hacía mucho ruido. La anécdota apuntaba a que en aquella oportunidad pinché una goma por primera vez, y no me percaté de que era la goma desinflada lo que hacía que el auto produjera más ruido, y lo manejé unos 2 kilómetros en llanta, y que si ahora pinchase lo iba a notar de inmediato. Dicho esto, pasados unos kilómetros, efectivamente me dí cuenta apenas pinchamos, en una calle de ripio, en el medio de la nada misma, bajo un sol indolente. Bajé del auto para confirmar mi certera sospecha y le comuniqué la novedad a María asintiendo con la cabeza.
- Ves Julia, tuviste que hablar de una pinchadura para que pinchemos. Sos lechuza eh!, dijo María protestando divertidamente.
- Ah claro, la culpa es mía - reí.
- Lo mismo nos pasó en Bolivia. Venías hablando de que lo importante para tomar mate en cualquier lado es tener la bombilla, porque si perdés el mate no importa, usas cualquier recipiente, y termo compras en cualquiera lado, pero en otro país ¿dónde conseguís una bombilla?. Y se te perdió la bombilla. Decí que en La Paz conseguimos después de mucho buscar.
- ¡Oh, el poder de mis palabras! lo que digo se cumple... claro.. si así fuera estaría llena de guita!. Pensemos en lo importante. Cambiar la goma - dije mientras me imaginaba saltando arriba de la llave porque no tengo fuerza para desenroscar una tuerca - ¿Tenemos señal? - pregunté. María buscó el celular.
- No, ni media rayita - y empezamos a reír. - El sol partía la tierra.
- Nos quedemos en bikini, de paso tomamos sol, alguien tiene que parar.
- Pero no pasa nadie - observó María.
Ambas teníamos mucho calor y nos habiamos sacado la remera, quedándo expuestas las partes de arriba de nuestras respectivas mallas. Mientras María intentaba obtener señal en algún lugar para comunicarnos con Pablo y Carla, ya que sabíamos que estábamos cerca, yo acomodaba el gato y bajaba la rueda de auxilio.
Hasta que apareció un auto. Hice seña y paró. Venía una pareja en su interior. Puse carita de ángel y les pedí ayuda, y él bajó. La mujer puso cara de pocos amigos, tomó el volante y se fue. Muy amablemente cambió la rueda mientras nosotras intercambiámos miradas cómplices porque el muchacho en cuestión partía la tierra con la misma intensidad que el sol. Pacientemente nos explicó algunos detalles que ignorábamos sobre la técnica de colocar la rueda de auxilio, y nos contó que estaba con su mujer en la casa de campo de su suegro, que quedaba pasando una lomada que estaba al costado del camino. Le ofrecimos llevarlo ya que la mujer lo había dejado a pie. Pero no aceptó. Felices y agradecidas seguimos nuestro rumbo. Apenas estábamos 1 km. de la casa
- ¡Qué bombón! - dijimos admiradas
- ¡Qué cara de culo la de la mujer! No le íbamos a robar el marido!, dijo María - Y no quiso que lo llevemos, pobre, caminar todo eso, con este calor, y en subida.
- Y no daba, imaginete que el tipo llegue en un auto con dos minas en bikini, felices, adelante del suegro - reímos y agrego - ¿Te das cuenta por qué me se toda la teoría de cambiar una goma pero nunca la pongo en práctica?. Siempre aparece un hombre, por suerte.
- Si, les encanta mostrar su hombría. Qué bueno que tenemos bombones como éste.
- Si, si no fuera por mi bombón, si aceptaba subir al auto, lo secuestraba - Ambas reímos.
- Qué lindo chico - sentenció María.
- Si - suspiré - aguanten los bombones.

25 Comentarios:

La Luna dijo...

Aparentemente volví a las pristas...
ah, era pistas?
=P

La Luna dijo...

Ahora quiero citar la célebre frase de Alanisia Morissetta, filósofa contemporánea... 'It's like ten thousand spoons when all you need is a knife'.
Siempre los llega lo deseable en momentos en que ya no es tan necesario. En eso consiste la jodidés de la vida... Aunque acá no hay nada jodido en realidad, no más que la conchuda que dejó a ese pobre tipo a pie. =P

besotes amiga

Mariscal dijo...

Pero se quedaron en avances de palabra...

Estuvieron patéticas.

Julia dijo...

Luna x 2: Que bueno que volviste =).
La mina una terrible conchuda, no fue capaz de esperarlo unos minutos.

Mariscal: Claro, patéticamente enamoradas de otros. Por eso dejamos todo en palabras. No nos interesaba otra cosa.

Ana dijo...

Esa historia (la primera, la de los tipos invitándolas al asado) me recordó a TANTAS cosas. Esas locuras que un podía hacer y ya no... porque las cosas cambiaron y porque uno y su vida cambiaron también.

Qué épocas!!!!! Si he dejado amigos plantados por asados que surgieron de repente...

lanegra dijo...

es asi, cuando estamos enamoradas, aparecen todos los bombones haciendo propuestas! Y cuando estas sola, no te mira nadie! parece que estar enamorada embellece y atrae, no?

Briks dijo...

la pareja que los esperaba..no es una pareja amiga?

CHE! para que estan los amigos si no es para bancarlas en este tipo de situaciones !!
se perdieron EL asado en la primer parada (oops)

de la segunda...la mina (la pareja del flaco) es un reverenda conchuda. Me imagino que debe tener unas cuantas hectares y sólo por eso el flaco no la dejo a pata a ella.

te queres ir? te vas caminando. de locontrario quedate tranquila en el auto o baja o hace lo que quieras pero...irte con el auto???

como que no da

Cecil dijo...

jajajajaja

el poder de la palabra... ahora, a repetir todo al revés... a ver si se cumple

y que aguanten los bombones... todos ellos jaja


besos

Julia dijo...

Ana: Si, recuerdo esas épocas también.
El tiempo pasa, nos vamos poniendo tecnos :P

Negra: ¿Será eso? ¿o simplemente mala suerte? :P
Es muy probable porque uno atrae mucho más cuando irradia felicidad y confianza.

Briks: La primer parada hubiese sido una opción si no hubieramos tenido el corazón ocupado. Cosas que pasan
Y coincidimos que la mujer del bombón era una conchuda. La vida es así de injusta. :P

Cecil: A ver, repito: Todo al revés, Todo al revés, Todo al revés. ¿Funcionó? :P (re idiota la mina).

Dalma dijo...

uhh, los bombones... siempre aparecen cuando una esta a dieta estricta, pero igual es lindo verlos

Parafraseando a Forrest Gump "la vida es una caja de bombones, nunca sabes cual te va a tocar"...,

lastima que a mi siempre me tocan los de morron ufa

besos Juli, me encanto tu post

andal13 dijo...

Lo peor de todo es cuando estás más sola que el 1, y no te aparece ningún un bombón, ni tan siquiera un caramelo pegoteado en el fondo de un bolsillo!!!

Hernán dijo...

A ver Julia, ¿qué hubieras hecho vos si te hubiese tocado estar del otro lado del mostrador?

Digo, si vos hubieras sido la pareja del caballero que detiene su marcha para auxiliar a dos jovencitas en bikini??? Eh eh eh??? =P

Be honest.

Segundo: se puede pedir más tonadita cordobesa?? Me encantó el raita

Saludos,

Julia dijo...

Dalma: Gracias!. Es un embole estar a dieta. Por lo menos se puede mirar :P

Andrea: Un caramelo pegoteado en el bolsillo me suena a un ex je, je. Mejor vaciar el bolsillo y buscar golosinas nuevas :P

Hernán: Me ha tocado estar del otro lado y bajé, charlé, tomé mate. :P
Lo de "raita" fue un error involuntario. Es más, no estaba el error, si no que por meterme a corregir lo que ya estaba listo, la palabra tenía otra tamaño y por escribirla de nuevo la escribí mal. María no es cordobesa, no tiene tonada. Te lo debo para otro post. :D

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

che pero que yegua la mujer, pobre pibe, solo por esa actitud se merece una corneada jajaja

muy linda tu historia, como siempre.

andal13 dijo...

¡Sin dudas!!! Por eso soy muy cuidadosa con mis bolsillos...

Parafraseando mi alma dijo...

HOLAAAAAAAAAAAAAAAAA
Yo me bajaba para el asadito con los muchachos jajajajaj acaso los q te esperaban no eran amigos???!!!
Pense q la historia terminaba q se encontraban con la turra q dejo al marido a pie en lo de tus amigos jajajaja...
Espero q al menos la hayan pasado bomba en lo de tus amigos, por q desperdiciaron unos cuantos bombones!
Besos y la proxima llevate el telefono del ACA asi no sos causal de OTRO divorcio jajajaja!
BESOSSSSSSSS

Julia dijo...

Sweet: Gracias por los piropos :)
Yo estaba pensando en lo que se merecía es chico, y no era una corneada precisamente :P

Millie: Claro, en el post anterior me decís que no me olvide que sos una mujer comprometida, y ahora me salís con que te bajabas para el asado! :P
Je, je, hubiese estado bueno ese final.
Me tendría que haber llevado el tel. del bombón para cuando se divorcie. Mi bombón de entonces no duró mucho :(

Julia dijo...

Andrea: Haces bien. Fijate si los tenes bien cosidos también. Para que no se te escape alguno que esté muy rico :P

Garotinha dijo...

QUE LINDAS EPOCAS CUANDO NO TENES COMPROMISOS Y LOS PLANES SE VAN ARMANDO SOBRE LA MARCHA...QUE EPOCAS QUE EPOCAS!!!!! JAJA SI ME PASA AHORA ...DE QUE UNOS BOMBONES ME INVITEN A UN ASADO Y TRUCO... ME MUERO... POR QUE POR ACA SOLO ME PUEDEN INVITAR FEIJÃON TROPERO CON MILHO !!!! JAJA.
NO SÉ QUE ME HAGO LA MACHA JAJAJA!!! LAS GANAS QUE TENGO JAJA!!! DE ASADO Y DE BOMBONES!!!!
BESOS JULIA...

Blus dijo...

Julia por favor repetí conmigo: "qué bueno sería que Blus se gane el loto" :P

Saludos!!

Horacio dijo...

ah, vos y maría son pareja ahora?

Julia dijo...

Garotinha: Que bueno que volviste! Te extrañaba. Pensé que te había secuestrado un negro brasilero y se me hacía agua a la boca, digo, me re preocupé! :P
Qué épocas! Recuerdo cuando tuve que deterner un colectivo que estabas a punto de perder por andar de joda por ahí!

Blus: ¡Qué bueno sería que Blus se gane el loto y que comparta con Julia las ganancias!
Avisame si funciona :P

Horacio: Ja, ja. No, no.. A mi me gustan los hombres y doy fe que a María también.

Pandemia dijo...

jajajajaja, Horacio entendió cualquiera, que maestro!
(no era muy dificil de entender)

Ché, oh, no se que opinar. Chau.


(malisimo el chiste de pristas)

Minombresabeahierba dijo...

me quede pensando que hubiera sucedido si pinchaban las cuatro gomas.......besos

Julia dijo...

Pandemia: A falta de opinión del post, opinaste de los comentarios ja, ja.

Minombre: Hubiese sido una cagada porque nadie tiene 4 gomas de auxilio en el baúl.