Ven a mí

El colectivo que me llevaba hacia mi casa estaba por llegar a la parada donde debía descender. Me levanté de mi asiento y me preparé para zambullirse en la masa de gente que se interponía entre la puerta de atrás del vehículo y yo. Cargaba mis apuntes de colegio con un brazo y con el otro, al son de "permiso-gracias", iba abriéndome paso, manoteando pasamanos para sujetarme. Le siguió la secuencia del timbre, freno, y descenso de pasajeros. Apenas pisé el suelo respiré una bocanada de arie fresco, aliviada de que la tortura haya finalizado.
Caminé unos pasos y sentía que algo hacía peso en mi pelo. Con una mano inspeccioné mis cabellos y para mi asombro encontré un objeto cilíndrico, alargado, como un pequeño tubo, que colgaba de mis rulos. Así obtuve mi primer lapicera Parker Vector. Yo no quería tomarla. Ella vino a mí.


19 Comentarios:

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

PRIIIIIIIIII
dije,

jjjajjaj sos una mina peligrosa, mejor cuido mis lapiceras si viajamos juntaas en bondiiiiii



(blogger del orrrrrto puf)

:P

Mariano dijo...

¡Punga!

Gaby dijo...

Jajajaja! Nooooooo, acabás de darme una buena razón para la existencia de los rulos en mi cabeza... quien sabe que otras cosas podría punguearme...¡Gracias, Shulia, gracias!

Soleaspe dijo...

chorraaaaaaaaaa

y le hechas la culpa a los pobres rulos .....

andal13 dijo...

¡Fah...! Con el mismo sistema, yo nunca pasé de "obtener" piojos!!!

killer queen dijo...

policia!!! policia!!!

Julia dijo...

era mía!!!!

Etienne dijo...

Juls, es un muy buen método para apropiarse de cosas ajenas, pero yo lo dejaría ahi...


A ver si se te llena la peluca de bombones de chocolate, caramelos, y masitas!! =P

Besos!!

Etienne dijo...

Me hiciste acordar a los dibujos animados de los Globe-Trotters que el chabón sacaba de todo de la melena...

No será que se llenó el depósito y estás empezando a rebalsar??

Ehé?

Hagamos Ohm dijo...

Linda forma de afanar ¬¬

lucas ignacio dijo...

eso es calidad para robar!!!

cecil dijo...

cheeeeeeeeee

por qué te acusan de punga?

vos no hiciste nada. la lapicera te pertenecía por alguna razón ancestral: por eso, se pegó a vos


oh, benditos sean los rulos [?] =P

besos, oh julia

Pandemia dijo...

Esos rulos la tienen clara, porque tranquilamente se podrían haber llevado una Bic, pero NO, los muy guachos se enredaron con una Parker.

Julia dijo...

Sweet: Uff, peligrosa es mi segundo nombre =P

(ok, si vos lo decís)

Mariano: ¿Eu?

Gaby: De nada! un placer!

Sole: Yo no le eché la culpa a nadie ¬¬

Andre: Ah, los piojos encontraban un parque de diversiones en mi cabeza. =P

Killer Queen: :O Que enemiga!

Julia: ¡Bienvenida! Seeh, me imagino ¬¬

Julia dijo...

Etienne: Eso fue un pecado de la juventud. Era una dulce (?) adolescente.
Ah, no sabés las cosas que esconden mis rulos, ja, ja.

Hagamos Ohm: Hermosa! como mis rulos =P

Lucas Ignacio: Viste? No cualquiera ¬¬

Cecil: No sé =(

Gracias por defenderme. Es muy cierto lo que decís. Yo no me robé nada.

Oh, benditos sean los rulos del mundo

Besos

Pandemia: Ah, si, pitufos pero no bolufos.
Los tengo entrenados (?).

damian dijo...

Hola, Julia, primera vez que visito tu blog -no es excusa, pero mi cerebro quemado no da a basto con tanta palabra dando vueltas-. Digo, no debería autoconcederme la confianza como para hacer el siguiente comentario, pero la malicia puede más: ¿no serán la tuya, no una testa enrulada, sino la reencarnación de la prestigiosa y temida MEDUSA? Son demasiado hábiles, esos cabellos; tienen inteligencia propia.
Ya mismo me vuelvo a dejar el pelo bieeen largo. Ando corto de todo, en la vida.
Saludos!

Julia dijo...

Damian: ¡Bienvenido! No se disculpe, yo no he pasado por el suyo.
Autoconcédase todas las confianzas que le plazcan. Es mucho más poético y elegante que me traten como a un ser mitológico a que me acusen de ladrona.
Déjese el pelo largo. Quién le dice que ud. no es Sansón. Y cuidese que hay muchas Dalilas, tijera en mano, dando vueltas.

Saludos

damian dijo...

Ah! Se llamaban todas Dalila? Con razón siempre caigo... ¡Usaban heterónimos! La ingenuidad es genética, no hay con qué darle.

Julia dijo...

Damian: Yo no dije que todas se llaman Dalila. No habrá andado ud. con muchas peluqueras? =P