El pájaro azul

Carla era mi compañera de escuela, que conocí en cuarto grado. Recuerdo su carita blanca, muy blanca y su pelo negro. La recuerdo nena, porque nunca más la vi, salvo aquella vez que me la topé en la peatonal, y a esa altura la vida nos había alejado demasiado. Me acuerdo de su flacura, de su pequeñez y de su timidez. Carla no se daba con mucha gente y la gente se perdía de conocer a Carla.
A veces me quedaba a dormir en su casa. Ella compartía la pieza con su hermanita, que siempre estaba encantada con mi presencia porque le contaba cuentos. Casi lo había olvidado. Hace poco me vino la imagen de estar en habitación de Carla y su hermana, con la luz apagada porque era la hora de dormir, charlando primero, en susurros, y luego narrando historias, interrumpidas a veces por los padres que pedían que nos calláramos, y seguido por nuestras risas por no poder hacerles caso. Me acuerdo que cuando chica me encantaba contar películas. Mi prima era mi escucha número uno, y no le importaba que yo demorara en contar una película el mismo tiempo que lo que la película duraba, porque disfrutaba de los detalles y de que yo recordara casi con precisión todos los diálogos. Pero en el cuarto de Carla las historias eran otras. A veces les contaba un cuento que había leído, pero con mis palabras, y en otras ocasiones los inventaba. Y casi lo había olvidado.
Con Carla decidimos hacer un diario, pero mi papá nos explicó que si no salía todos los días, no era diario si no periódico. Entonces, hicimos un periódico quincenal: El pájaro azul. Usábamos de formato hojas tamaño oficio en blanco y en la oficina de mi viejo, le sacábamos fotocopias para hacer varios ejemplares y venderlos. El pájaro azul estaba escrito a mano, en su mayoría. También tenía palabras hechas con recortes de diarios o revistas. Carla que tenía mejor caligrafía que yo, se encargaba de la parte escrita, y con un lápiz negro de trazo grueso, escribía mis cuentos, o un solo cuento en varias partes, no me acuerdo.
Completábamos el periódico con sopas de letras, crucigramas, laberintos, que hacíamos nosotras, además de otras notas, como las conocidas “¿Sabías qué?” que buscábamos en una enciclopedia de preguntas de Carla. También hicimos un concurso “Dibujá a Mazinger Z”, y tuvimos dos o tres participantes, unos hermanitos que iban a grados inferiores, fieles lectores de El pájaro azul, y uno de ellos se llevó el premio, golosinas tal vez, más algún juguete de Mazinger Z.
Y casi lo había olvidado. Hace poco recordé el nombre del periódico, del cual no conservo ni un ejemplar. Hice un esfuerzo para hurgar en mi memoria hasta que visualicé las letras grandes del título con un pájaro que coloreábamos en azul, en la versión original, pero que salía en un gris tirando a negro en la fotocopia. Y como en un film, vi el trazo grueso de un lápiz negro, escribiendo despacio sobre una hoja en blanco, porosa, con letras redondas, aquel cuento que inventé alguna noche en el cuarto de Carla cuando teníamos que dormir, pero no podíamos porque estábamos despiertas, soñando.

28 Comentarios:

Gaby dijo...

PRIIIIII!!!!!!!!

B.E.L.P. dijo...

Qué lindo cuando se nos vienen esos recuerdos a la mente... y qué linda manera de d/escribirlo, Juls!

Gaby dijo...

Aaaaaaaaaaaaaaaaaw, es claramente un post Cuenteando. Y como digno post de Cuenteando, es hermoso 'nb.

Yo también tuve un periódico, se llamaba Noti-importa XD, y publicábamos artículos variados, más chismes de la clase. No hacíamos fotocopias, sino más bien, eran páginas que se iban acumulando en una carpeta naranja.

Hermoso post Juli!

Anabell dijo...

Que lindo Julia! Que lindo acordarse de esas cosas, y poder transmitirlas de tan linda manera. Anda a saber que fué de la vida de Carla, pero veo que siempre te gustó la comunicación ♥

Lean dijo...

Me cautivaste con esto Jules =D

Tiene razón Gus, esa clase de recuerdos a uno le dibujan una sonrisa en la cara. Yo me acuerdo de que, como vos, todas las noches y durante años, nos quedábamos hablando con mi hermano, hasta que empezaba a hablar yo solo y finalmente venía la pregunta de rigor: "che Nagu.... Nagu? O.o", y acto seguido procedía a dormirme yo =P

Repito: Me ENCANTÓ esto que escribiste. Me llevaste a mi infancia por un instante ^^

Un abrazo enorme

Marcela Calderón dijo...

La Shuls irónica y ácida, me encanta... pero descubrirte tan linda describiendo la nostalgia de algo bueno del pasado, me gustó aún más.
Besotes.
:)

Cecil dijo...

qué precioso post.

encantome :D

Lu dijo...

Hermoso post Julia!!!! Me las imagino a vos y a Carla con sus dos participantes al concurso y me muero de ternura, jajajaja.
Bello post, bello!

Etienne dijo...

Al momento de leer el post, iba acordándome de los que han pasado en la niñez y luego han desaparecido, por variadas causas de nuestras vidas. Y de lo que hemos hecho juntos. Y de los recuerdos que juntos hemos construido.
Y me hiciste lagrimear, caramba!!

nuemisita dijo...

Q lindos son los recurdos de la infancia...,mi hermana q casualmente tambien se llama Julia, me contaba por las noches "Historia mentirosas" asi las llamaba para hacerme dormir.

La lectora dijo...

Qué lindo cuento-post.
Yo también tenía un periódico... creo que todos tuvimos, no? En algún momento.
Se imaginan si un día se encuentra un baúl (lugar común, sí, pero es que me imaginé un baúl) con todos los periódicos de la primaria? sería genial. Como a escena de Amelie, en que el señor (no recuerdo el nombre, rodoteaux?) se encuentra con su cajita de tesoros.
Saludos!

Artus dijo...

Ya otros lo han dicho.... muy bello post.
Ese tipo de recuerdos... nos reconforta el alma...

Bacio, Giulia-sarta-narratore :)

Karmakiller dijo...

Genial como siempre!.

Te dejo un abrazo grande, muy bueno el libro... ;)

Y que sigan habiendo éxitos y palabras...pero con MAS juguetes de Mazinger.

Bella dijo...

Buenísimo post y excelente recuerdo, Jules. Mencantó!

Mario dijo...

Muy emotivo, me gustó mucho.

saludos

Mario

Menna dijo...

¡Qué hermosos recuerdos! Me encantan esas cosas que para otros son pequeñeces. Me llenaste de nostalgia.

Vir dijo...

muy lindo julia!

R.Galatea dijo...

Qué lindo, me hizo acordar a mi infancia, a mi me gustaba dibujar, sólo eso.
Saludos

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

ay julita qué linda historia! mencanto, me encanto tu relato, menos mal que no te lo olvidaste!!!

besote!

sí, estoy escribiendo desde la clandestinidad.

Anónimo dijo...

muy lindo post!!! me gustan mucho tus posts sobre cosas de la infancia, se ve que sacan cosas muy sentidas. ja! me parece que unos cuantos a quienes nos gusta escribir tuvimos periodico propio! yo hice uno tambien de chica, pero como cosa personal, nunca lo vendi! luego participe en revistas del cole y de la facu. creo que escribir ha sido la unica constante en mi vida!
paula

Flac_k dijo...

Me haces pensar, dónde queda esa creatividad y emprendimiento que teníamos cuando niños, ese...dejarnos llevar.

Hermoso.

Marian dijo...

Yo también escribí no uno, varios periódicos. Con mi amiga grababamos programas de radio inventados en cassette para despues escucharnos y matarnos de risa!

El alter ego de Mabel dijo...

Yo jugaba a la moza y a la peluquera. Nada de periodismo o prosa poética. Qué astigmatismo de objetivos.

Clo dijo...

HOla,
buen blog!!
Pasaba a invitarte a mi colectivo...
http://www.explicameloporfa.blogspot.com/

Muy lindos recuerdos... ver a tu amiga con la que compartiste tanto, y estar tan alejadas ya de grandes... Yo una vez hice una radio con mi hermana, me hiciste recordarla.

Un saludo.

Psicologa con problemas dijo...

lo q pasa q antes teniamos tiempo al pedo!! asi de loco era ser niño!

Igualmente el BLOG reinvindica un poco esto de escirbir, leer, soñar y publicar (con colores y sin trazos)

TucuMala

POP 3.0 dijo...

Yo también, fijate que tenía un amigo del colegio que nunca mas volví a ver, le llamaban el poeta, yo aprendí de él y él de mi. Eduardo, ese era su nombre, supe que estudió medicina y que tenía una grave enfermedad, lo he buscado en la casa donde vivia y me dicen que su familia migró a fines de los 80, como yo también. Le perdí la pista, que lástima; con el se fueron muchos escritos, en la caja de zapatos, donde habáin unos cigarros que fumabamos a escondidas, los textos, fotos viejas de los 50, 60, cosas de chicos, ... bueno, nada, gracias por la historia, nos estamos leyendo. POP 3.0

Garotinha dijo...

Sigo siendo tu FAN N°1.
me encanta cuando te remontas a tu infancia!!

Julia dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Quisiera responderlos uno por uno pero ando muy corta de tiempo. En cuanto pueda me pongo al día con las respuestas. Besos